Skar

Un ser peculiar y sigiloso

Description:

Skar, La Leyenda

No se cuánto tiempo estuve allí, era una cueva sin salida, y sólo estaba yo… Cuando se me hizo pequeña intenté romper aquella pared y vi algo de luz… La primera vez que veía la luz…
Así se podría decir que un tipo como yo recuerda su nacimiento: Papá pone su semillita en mamá y esta pone una docena de huevos dentro de un tronco muerto en medio de un pantano para que la prole salga cuando le llegue su hora, 26 semanas es lo habitual, aunque yo me quise adelantar y a la 24 debí moverme o alguien me empujó… el caso es que mi cascarón se agrietó. Eso es lo que siempre me dijeron, nadie se acuerda de su nacimiento, seamos serios. Desde que recuerdo, mis hermanos lagartos siempre se metieron conmigo por mi pronunciación, “Repite tu nombre, repite tu nombre” … bah, todo porque me llamo SSSSsskar, todos saben que la S es muda en nuestro dialecto, pero no se por qué, yo la pronuncio durante 2 o 3 segundos cada vez que lo digo y claro,se genera confusión…

El caso es que, una vez me cansé y en un arrebato golpeé a quien no debía. uno de mis hermanos mayores, de las primeras puestas de huevos de mamá.
Se lió una gorda e íbamos a retarnos a duelo. Yo soy más ágil por mi edad, pero él… como me de una vez me desmonta. Así que, me despedí rápido de mi madre y le dije… ¡Vemos!

Así que mi atractivo cuerpo de salamanquesa y mi cabeza de camaleón nos alejamos de allí. No me resultaba difícil esconderme, mi piel me hacía muy fácil pasar desapercibido dentro de aquella gran charca con sus árboles, su agua…. la pega fue cuando quise salir de la zona, ¿¿¿un camino humano??? no podía ir por allí, estaba semi-desnudo y las muchachas se podían sentir intimidadas por el tamaño de mi cola, los humanos no tienen… no me explico cómo pueden andar erguidos sin cola, pero bueno, eso es un tema para hablar en otro momento.

Viendo mi problema de vestuario, me acerque a una zona de agua limpia donde había unos jóvenes dándose un baño y, sin que me viesen, les quité algo de ropa y unos objetos pequeños y brillantes que me gustaron mucho.

Así que ya listo y peinado (broma), me fui por el camino andando hasta que a las pocas lianas medias de distancia (unidad de la charca de medida) y me acerque a una tienda a por comida… “¿Me podría dar un pescado? Ese de ahí, el de las moscas” me alimento de todo pero, donde esté un buen montón de moscas… que se quite lo demás jaja. Y me dijo el vendedor “Son 2 de oro!!!” me quedé mirándolo con los ojos muy fijos, uno en él y otro en las moscas… El señor se puso nervios y me señaló a los objetos brillantes que tenía en la mano mientras jugaba con ellos. Bajé el ojo que le miraba a la mano… le lancé todo lo que tenía, que más tarde me enteré que eran 7 de oro, 2 de plata y 15 de cobre y salí corriendo

Un señor con barba me dijo días más tarde que me había visto comprar pescado con “tanta gracia” y me preguntó que a qué me dedicaba. Era una pregunta difícil dada mi situación así que respondí lo mejor que pude “Hasta ahora de sacar cosas del lago”.

Se puso contento, me dijo que necesitaba un buscador y me ofreció comida, dinero y alojamiento por conseguirle un objeto de casa de un vecino que le caía mal. Me resultó muy fácil entrar en aquella casa, la pared tenía una gran enredadera por fuera y la ventana estaba abierta en la 4ª planta. Tras este favor, hubo más personas extrañas que me pidieron cosas similares. En una ocasión un grupo de personas armadas y con armaduras vinieron preguntando por mi, y uno de mis nuevos amigos me aconsejó que desapareciese de la ciudad durante unos días, así… con lo poco que pude recoger me fui corriendo… hasta que llegué a Robleda

Bio:

Skar tuvo suerte con los amigos, pero mala suerte con los enemigos.

Tras sobrevivir a la captura de todo el gremio de ladrones de Robleda, escapar con vida de las trampas de la torre del pantano, y conseguir liberarse de unos esclavistas que querían venderle pedazo a pedazo, se encontró con un protector, el clérigo Dolan.

Cuando su vida parecía ir a mejor, unos Centauros tuvieron mucha suerte con las flechas, y él poca con las defensas.

Skar

AME - El continente perdido Souhiro